Florecer al atardecer.


DSC00902

Muchas veces no apreciamos la belleza que hay en la naturaleza y que podemos tener muy cerca de nosotros. El campo sigue siendo bello a pesar de todos los intentos neoliberales de acabar con él.. Esta foto es tomada desde el campo “El camarón”, del ejido de Amador Salazar o San Miguel 30, Tlaltizapán, Morelos, y se aprecia además de un bello atardecer, una de las plantas silvestres de la región floreciendo.

Anuncios

El contraste desde el campo “Los San Juanes”


Bueno, de algo tenían que servir esas peligrosas torres de la CFE que sostienen lineas eléctricas de alta tensión y que atraviesan nuestros campos. Sí, los campos porque atravesarlas por una zona urbanizada ha de ser peligroso.

Primero, un par de fotografías tomadas hacia el sur de Los San Juanes. Se aprecian bien algunas de las parcelas productivas de ese campo; un poco más abajo el campo el camarón, el fraile. Con un pequeño esfuerzo se pueden distinguir los pueblos, y al fondo, los cerros que nos rodean.

Por otro lado, la devastación. Las unidades habitacionales que han destruido nuestros campos y que tantos perjuicios han causado a los pueblos de los alrededores. Por cierto, esas torres que llevan cables de alta tensión, pasan mero en medio de “La provincia”, la unidad que construye Casas GEO en Los San juanes. También se alcanza a distinguir una de las unidades que ha devastado el cerro de Atlacholoaya, la dichosa Homex, en la que los habitantes tanto se han quejado por la falta de servicios básicos.

Bueno, sólo para hacer una comparación de paisajes. Creo que la diferencia es grande.

La conformación del Ejido de San Miguel 30, hoy Amador Salazar, primera parte.


De acuerdo con la resolución presidencial que dota de tierras a los vecinos de la Congregación de “San Miguel Treinta”, Municipio de Tlaltizapán, ex-Distrito de Juárez del Estado de Morelos promovida por los propios interesados:

RESULTADO PRIMERO: con fecha 28 de febrero de 1921, los vecinos de la Congregación de “San Miguel Treinta”, solicitaron al gobernador del Estado, se les dotara de tierras por ser agricultores y carecer de las necesarias con que satisfacer sus necesidades, de conformidad con la ley de 6 de enero de 1915.

RESULTADO SEGUNDO: Que remitida tal solicitud a la Comisión Local Agraria para su tramitación, durante esta se comprobó de acuerdo con la citada Ley y Circulares relativas de la Comisión Nacional Agraria que “San Miguel Treinta” tiene la categoría política de Congregación a la que fue elevada por el Decreto número 24 de Fecha 22 de diciembre de 1920: que el número de agricultores jefes de familia según el padrón debidamente certificado, es de 39; pero de estos hay que descontar 15 individuos que se encentran repetidos en el mismo padrón, quedando en realidad 24 jefes de familia con derecho a dotación; que de estos, ninguno posee tierras en propiedad y las siembras pertenecen a la hacienda de “San Miguel 30” en donde se encuentra enclavada la Congregación peticionaria, siendo la mayoría de los vecinos arrendatarios o jornaleros de dicha hacienda; que el caserío de la congregación abarca una superficie de 15 Hs. 97 As., incluyendo en dicha superficie la parte urbanizada y otra que se ha reservado para los vecinos que no tienen casas y que viven aglomerados en las ruinas del casco de la hacienda; que la finca que necesariamente tendrá que afectarse, es la referida de “San Miguel 30” que tiene una superficie de 12,648 Hs. de la propiedad del señor Manuel Araoz, estando formada dicha finca de terrenos de riego, de temporal y cerril, y en los cuales se cultiva maíz, arroz y frijol, siendo el rendimiento por Hs.  de 125 a 150 por carga de maíz y de 60 a 75 por carga de frijol; y por último, que las distancias de la Congregación a los poblados cercanos es la siguiente: a Santa Rosa Treinta 1 y 1/2  Km; a Temimilcingo 5 Km; y a la estación de Treinta del Ferrocarril de México a Balsas, 1 Km.

RESULTADO TERCERO: La Comisión Local Agraria emitió el dictamen correspondiente, y el gobernador del Estado, con fecha 29 de agosto de 1921 pronunció resolución dotando al poblado peticionario con una extensión superficial de 195 Hs. correspondiendo 5 Hs. a cada uno de los 29 jefes de familia que registra el padrón, distribuidas en la forma siguiente: 2 Hs. de riego, 1 Hs. de temporal y 2 Hs.  de cerril, no debiendo incluirse en la superficie asignada para la dotación, el polígono urbanizado de la Congregación de “San Miguel Treinta”.

[…]

RESULTADO CUARTO: […] No faltando requisito alguno para dictar la presente resolución es de producirse en los términos siguientes:

CONSIDERANDO PRIMERO: Que el artículo 3° de la Ley de 6 de enero de 1915 concede a todos los centros de población agrícola, genéricamente llamados pueblos que carezcan de tierras o no las tengan en cantidad suficiente, el derecho de pedir en su favor la expropiación de las necesarias para formar su ejido; y a “San miguel Treinta”se le reconoce la categoría política de Congregación, comprendida en la fracción VI del artículo 27 constitucional.

CONSIDERANDO SEGUNDO: Qué en el caso concreto de “San Miguel Treinta”, se ha desmotrado plenamente la necesidad que sus pobladores tienen de tierras, porque sus habitantes se dedican a la Agricultura y no poseen las necesarias para cubrir sus necesidades; y esto hace necesario declarar procedenta la dotación a que se refiere este expediente.

CONSIDERANDO TERCERO: Que teniendo en cuenta los datos consignados con anterioridad, la superficie de 195 Hs. 99 As. 99 Cs. que la congregación de “San Miguel Treinta” tiene en posesión provisional, es suficiente para cubrir las necesidades de los 24 jefes de familia que arroja el censo agrario, […] no debiendo comprenderse en esa superficie las 12 Hs. 39 As. 72 Cs. que comprende la zona urbanizada.

CONSIDERANDO CUARTO: Que la superficie destinada a cubrir la dotación, deberá tomarse de la hacienda de “San Miguel Treinta”, con todas sus accesiones, usos, costumbres y servidumbres, siendo dicha expropiación por cuenta del Gobierno Nacional, dejando a salvo sus derechos al propietario para que reclame la indemnización a que hubiere lugar […].

CONSIDERANDO QUINTO: Que la existencia de los bosques y arbolados es de ingente necesidad para asegurar las mejores condiciones climatéricas y metereológicas del país y conservar una de las principales fuentes naturales de la riqueza pública; y que para dar plena satisfacción a las necesidades sociales citadas se hace de tod punto necesaria la explotación en común de los terrenos forestales y el exacto cumplimiento de las leyes de la materia.

Por lo expuesto, con fundamento en los artículos 3°, 9° y 10° de la ley de 6 de enero de 1915, 27 de la Constitución Federal y de acuerdo con el parecer de la Comisión Nacional Agraria, el suscrito Presidente de la República, debía resolver y resuelve:

PRIMERO: Se confirma la resolución del Gobernador de Morelos, fecha 29 de agosto de 1921.

SEGUNDO: Se dota a la Congregación de “San Miguel Treinta”, Municipio de Tlaltizapán, ex-Distrito de Juárez del Estado de Morelos, con una superficie de CIENTO NOVENTA Y CINCO HECTÁREAS, NOVENTA Y NUEVE ÁREAS, NOVENTA Y NUEVE CENTIÁREAS DE TERRENO, localizadas y distribuidas en los mismos lugares y términos en que se encuentran en la posesión provisional; y de las DOCE HECTÁREAS, TREINTA Y NUEVE ÁREAS, SETENTA Y DOS CENTIÁREAS  que ocupa la zona urbanizada y la que se ha reservado para los vecinos que no tienen casas y que viven en las ruinas del casco de la hacienda de “San Miguel Treinta”, de donde deberá tomarse dicha superficie dotada con todas sus accesiones, usos, costumbres y servidumbres, según el plano levantado en el año de 1922 por el Ingeniero J. Vizcano.

TERCERO: Decretase para cubrir dicha dotación, la expropiación dejando a salvo de sus derechos al propietario, en el término señalado por la ley.

CUARTO: se previene a los vecinos de la Congregación de “San Miguel Treinta”, que a partir de la fecha de la actual resolución quedan obligados a mantener, conservar y fomentar la vegetación forestal existente en la superficie del terreno que se les concede y a explotarla en común, aplicándose el producto de dicha explotación a los servicios públicos de la comunidad, en la inteligencia de que el cultivo a que fuere susceptible el terreno de la parte arbolada del ejido, deberá sujetarse a las ordenaciones que sobre el particular contenga la Ley de Bosques respectiva.

QUINTO: Inscríbase en el Registro Público de la propiedad, la modificación que ha sufrido la finca afectada con dicha dotación.

SEXTO: Esta resolución debe considerarse como título comunal, para el efecto de amaparar y defender la extensión total de los terrenos que la misma resolución comprende.

SEPTIMO: El comité Particular Administrativo recibirá los terrenos ya mencionados y organizará la explotación comunal de los mismos, en acatamiento a lo dispuesto por el artículo 27 Constitucional en su párrafo séptimo, fracción VI.

OCTAVO: Las aguas para el riego de las tierras se usarán de acuerdo con un plan general encaminado a obtener el máximo de utilidad, el cual será siempre sujetado a la aprobación de la Comisión Nacional Agraria; y una vez que se acepte dicho plan, se procederá a la construcción de las obras hidráulicas respectivas.

[…]

El documento de la resolución presidencial aquí citada parcialmente se encuentra en los documentos básicos que amparan la propiedad social y posesión de la tiera del ejido de Amador Salazar.

Los dos cerros.


DSC00883

Como podemos observar en la fotografía, el cerro chico está quemado totalmente, mientras que el grande mantiene su hierba seca hasta mediados de enero de este 2014; sin embargo, desde que yo tengo memoria, cada año en estas fechas ambos cerros son incendiados, al parecer a propósito por algunas personas.

Me cuenta mi papá que en otros tiempos, estos cerros no se quemaban. Que cuando por algún accidente empezaban a arder, los pobladores de las comunidades de San Miguel 30, Santa Rosa 30 y Atlacholoaya se organizaban en brigadas para apagar el fuego. Muy diferente a lo que sucede hoy que hay quienes van al cerro con el objetivo de quemarlo.

¿Razones? Las desconozco. Algunas suposiciones son que, ganaderos de la región lo hacen para que cuando crezca el nuevo zacate no se combine con el zacate seco y sea más fácil obtenerlo para el ganado; sin embargo, creo que nada justifica la deforestación premeditada de nuestros paisajes naturales. A causa de esos incendios, los árboles se debilitan cada día más, pues sus troncos se van degradando con el fuego anual que deben soportar, y por otro lado, la fauna silvestre de la zona también ha ido desapareciendo. Hace algunos años todavía era muy común encontrarse con víboras de cascabel, mazacuatas e incluso los lagartos enchaquirados conocidos también como escorpiones, entre otras especies que hoy en día son muy difíciles de ver.

Campaña de limpieza comunitaria.


Este fin de semana se hizo la primera jornada de limpieza counitaria tanto en Santa Rosa 30 el Sábado, como en San Miguel 30 el Domingo; sin embargo parece que a casi nadie de las comunidades le interesa participar en hacer algo para mejorar los pueblos. A pesar de todo, se hizo lo que se pudo con los poquitos que se animaron a participar.

En Santa Rosa 30 se hizo limpieza de 3 cuadras de la Avenida Ferrocarril, desde donde se encuentra la primaria Tierra y Libertad hacia el sur. Mientras que en San Miguel se limpió practicamente todo el norte de la Av. Ferrocarril, desde donde cruza con Emiiliano Zapata hacia el norte.

Se tiene pensado continuar con la campaña, no nos rendimos a pesar de la mala respuesta, y tenemos confianza en que para las próximas fechas haya más personas que se apunten. Estaremos publicando la convocatoria y de momento, esperamos que la comunidad ayude a mantener limpias las áreas que ya se han limpiado.

Dejamos algunas fotos de la primera jornada, y las ponemos a modo de comparación para que cada quien se de cuenta de la gran diferencia que hay en tener espacios limpios.

FOTOGRAFÍAS DE LA AV. FERROCARRIL ANTES DE LIMPIARLA:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

FOTOGRAFÍAS DE LA AV. FERROCARRIL DESPUÉS DE LIMPIARLA:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.