¿Qué representa el día de La Santa Cruz según la concepción indígena?


Foto0715

Ésta es la cruz del campo “Agua Dulce”

En casi todos nuestros pueblos tenemos festejos el día 3 de mayo en honor a la Santa Cruz. El festejo cada año se hace en las capillas católicas que llevan por nombre “La Cruz” y hoy muchos conocemos la celebración católica de este día, y sabemos que se hace una misa y se hace una comida para los asistentes.

Aquí, en San Miguel 30, se adornan 3 cruces que están en diferentes partes de nuestro poblado y son trasladadas ese día a la capilla de La Cruz. Esas cruces están ubicadas en: El campo “Agua dulce”, el panteón ejidal y en la capilla. Nos dicen que hace tiempo había otra cruz que se encontraba en el campo “Los San Juanes”, pero desde que se vendieron varias parcelas de ahí, la cruz se perdió, ya que los nuevos dueños no son originarios de nuestro pueblo.

Bueno, el día de mañana 3 de mayo, inicia un seminario en tierra zapatista. Y leyendo un poco sobre las invitaciones a ese seminario encontramos por qué deciden iniciarlo precisamente ese día, el día de la cruz, y los indígenas zapatistas nos cuentan su versión de lo que representa el día de La Santa Cruz:

“Bueno, en nuestros pueblos es el día de la siembra, de la fertilidad, de la cosecha, de la semilla. Es el día de la Santa Cruz.

En los pueblos se acostumbra sembrar una cruz en donde nace el río, el arroyo o el manantial que le da vida al poblado. Así es como se señala que ese lugar es sagrado. Y es sagrado porque el agua es la que da la vida. Entonces el 3 de mayo es el día de pedir el agua para la siembra y la buena cosecha. Van entonces los pobladores a donde nace el agua a darle ofrendas. O sea que como que le hablan al agua, le dan sus flores, le dan su taza de atole, su incienso, su caldo de pollo sin sal. En otros pueblos le dan una copita de trago, pero en los pueblos zapatistas está prohibido el alcohol y entonces le dan refresco al agua. El caldo de pollo que se le da al agua es sin sal, para que no se seca el agua. Al mismo tiempo que están en esa ceremonia de ofrenda, tocan música y empiezan la bailadera tod@s, niñ@s, joven@s, ancian@s. Ya cuando termina la ofrenda, empieza la convivencia del pueblo. Se reparten la comida que llevan: atole agrio, pollo, frijol, calabaza. Todo lo que es comida, ahí lo comen en colectivo, junto al nacimiento del agua. Ya terminado eso, regresan en sus casas. Y ya por pura alegría, le siguen a la bailadera en el pueblo y comen en común y toman café con pan. También hay compas zapatistas que son albañiles, y entonces también lo celebran y cuentan que hacen una cruz de cualquier madera que encuentran y la ponen cuando empiezan la construcción. Dicen que porque es su responsabilidad del trabajador. O sea que el trabajador se hace así responsable de la construcción y le echa ganas para que queda bien, porque va en su cuenta que quede bien.”

Fuente: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2015/04/01/la-tormenta-el-centinela-y-el-sindrome-del-vigia/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+EnlaceZapatista+%28Enlace+Zapatista%29

A lo que vemos, la celebración es muy parecida, y debe de serlo porque en nuestros pueblos tenemos vivas raíces de nuestros ancestros indígenas, a pesar de que la cultura occidental haya penetrado tanto en nuestra vidas. Si vemos el fragmento zapatista habla de la cruz en donde nace el agua. Y si vemos en donde se encuentra La Cruz del campo agua dulce, no será precisamente donde nace, pero sí está a bordo del Canal de Riego, justo en un crucero donde el agua se distribuye. La de los “San Juanes” no supimos el lugar exacto donde estaba, pero, que dos de las cruces se encuentren en el campo donde el campesino hace su labor, algo nos dice de que nuestra celebración no está muy lejos de la visión indígena de hacer culto a la siembra, fertilidad y a nuestra sagrada fuente de vida, el agua de los manantiales.

Anuncios