¿25 años de silencio? Ni uno solo, los pueblos originarios llevan miles de años resistiendo.


dscn1226

Marcha en Cuernavaca, Mor. contra Megarpoyectos desarrollistas.

Desde las organizaciones sociales que accionan de manera independiente a los partidos políticos o a los periodos electorales, porque su dinámica es distinta y porque su lucha es permanente, no contra un individuo o un grupo político específico, sino contra un sistema, todo tiene sentido.

Quienes han vivido estos procesos comunitarios, o al menos, quienes se han informado de sus trayectorias, pueden darse cuenta que ni el EZLN y ninguna de muchas organizaciones que caminan por un sendero distinto al de la política profesional, han estado callados jamás, contrariamente a lo que han afirmado miles de sujetos que parecen ser fieles militantes o seguidores de Andrés Manuel.

“Qué el EZLN es un invento del PRI”, “qué sólo se pronuncian cuando el «prian» se lo mandan para desprestigiar a Andrés Manuel” “que 25 años de silencio y sólo ahora que Obrador es presidente salen a la luz”.

Pero parece que quienes han estado sin salir a la luz en 25 años son quienes no paran de hacer estas afirmaciones. Tanto el EZLN como diversas organizaciones indígenas, campesinas, comunitarias, estudiantiles y demás, que tienen un carácter anticapitalista, se han manifestado una y otra vez ante cualquier megaproyecto de muerte, ya sea minería, proyectos energéticos, carreteras, y en este caso, los famosos trenes de gobierno federal.

Y nos preguntamos entonces, ¿hacia dónde han estado mirando durante todo este tiempo quienes dicen que el EZLN nunca levanta la voz? Parece que han estado mirando esa televisión a la que tanto criticaron cuando Andrés Manuel figuraba “la oposición” política del partido en turno. Porque hay que ser capaces de ver que televisa y tv azteca, no son aliados del pri, ni del pan, está más que claro que son aliados de quien detenta el poder en cada sexenio, porque vemos que lo críticos que se mostraban al “Movimiento de Regeneración Nacional” se ha convertido en alabanzas.

Los comunicados y los procesos constructivos de las organizaciones, deberían ya saberlo, no son transmitidos en televisión mas que en ciertas ocasiones “especiales”, más con un objetivo alarmista, que informativo, cuando la construcción de la autonomía comunitaria de los pueblos y organizaciones es algo de la vida cotidiana.

Pero como he dicho antes, y recurriendo a la analogía platónica (Platón, 259), parece que quienes afirman que en 25 años no se había hecho nada estaban al fondo de la caverna, mirando las sombras que emite el resplandor de una supuesta realidad, y voltear a ver la lucha cotidiana de quienes hacen política fuera de los partidos y de los procesos electorales, les lastima la mirada y prefieren no mirar ni escuchar.

Afirman que el EZLN y el sup quieren tener el monopolio de la lucha social, lo cual demuestra el total desconocimiento que tienen sobre esta organización y sus propuestas; porque a diferencia de MORENA y su mesías Obrador, el EZLN no le pide a nadie que se una a su movimiento y que lo sigan fielmente. Es más, exige que no sea así, sino que desde su geografía y posibilidades, se organicen, a su modo, con sus propias formas, con sus propias ideas y como crean mejor conveniente, ya sea que estén o no en grupos partidistas, que participen o no en las elecciones, que estén de acuerdo o no con ellos o con Andrés Manuel o con quien sea, pero que se organicen.

Este último en cambio, sí le pide al pueblo mexicano que lo siga y que se unan a su proyecto, y aunque su retórica progresista le dé prioridad a la libertad de expresión, a la crítica y al diálogo, su proceder da muestra que tiene más pinta de querer monopolizar el movimiento social. Sus consultas, concuerdo con el EZLN, son una burla para el pueblo mexicano. Su “ritual” para pedirle permiso a la madre tierra es un aviso de destrucción de las comunidades, y es ahí en donde demuestra que no quiere que haya más organización que la suya, porque su actuar es apresurado, desinformado y por lo tanto, impositivo.

Si el EZLN y otras muchas organizaciones dicen NO al tren maya y al transístmico, no es porque se opongan a Andrés Manuel, sino, porque como ya lo dije antes, se oponen a los megaproyectos desarrollistas que según las narrativas institucionales se hacen en nombre del bienestar de la gente pobre; sin embargo, la gente pobre es la menos o nulamente beneficiada con ese tipo de proyectos que destruyen y transforman de tajo las formas de vida tradicionales.

El desarrollo, como decía en su momento Ivan Illich, representa

la transformación de culturas orientadas hacia la subsistencia y su integración en un sistema económico. El desarrollo conlleva siempre la expansión de una esfera puramente económica en detrimento de las actividades ligadas con la subsistencia. Significa la «desincrustación» progresiva de una esfera que la práctica del intercambio presupone un juego de suma cero. Esta expansión se prosigue a costa de todas las otras formas tradicionales de intercambio (Illich, Espejo 435).

No es que las comunidades se opongan al “desarrollo”, pero éste, se conceptualiza de manera distinta a como se lo representa el capitalismo neoliberal, al cual Obrador y su política no es ajeno. Su propuesta, por más progresista que sea, no deja de ser capitalista, liberal, de corte anglosajón, asistencialista, filantrópica, la forma ideal de vida para los que prefieren que quienes detentan el poder les resuelvan la vida, pero no para quienes prefieren hacer política y practican una democracia participativa, de la cual, las consultas del gobierno federal no tienen nada.

Es decir, piensa como los colonizadores que llegaron a estas tierras hace más de quinientos años, que con la destrucción de nuestras culturas y la imposición de sus propias formas van a “ayudar” a los pueblos que consideran “jodidos” a salir adelante y a mejorar sus condiciones de vida, sin tomar en cuenta que los procesos de estas comunidades son graduales y espontáneos, y no planificados, ya que esta última forma significa una sistematización de la vida que plantea una forma de vida homogénea, insertiva a una masa uniforme de individuos que deben adherirse a un programa nacional de desarrollo.

Justamente Arturo Escobar menciona como la idea de la planificación proyecta la posibilidad de que el cambio social puede ser manipulado y dirigido a través del uso de la ciencia y la tecnología (55), y eso no es lo que se rechaza desde la perspectiva de las organizaciones independientes, pero ese cambio ha de ser un acompañamiento a los procesos sociales que van transformando a las comunidades a su propio ritmo y no al revés.

Finalmente, si no mal recuerdo, en 2012 el EZLN hizo la famosa marcha del silencio (supongo que de esa sí se acuerdan muchos porque también tuvo una amplia cobertura mediática), en la cual dijeron mucho más de lo que han dicho en sus interminables comunicados, sólo hay que ser capaces de interpretarla. Sin embargo, para quienes dicen que en todo este tiempo de gobiernos priistas o panistas el EZLN y otras organizaciones no han hecho nada, o simplemente han hecho comunicados, tómense el tiempo de leerlos e informarse sobre las actividades que en esos comunicados han dado a conocer, porque en la televisión nunca los van a ver.

Estamos seguros de que al leerlos y conocer de ese modo la lucha de los pueblos originarios, podrán vincular, cada momento de los procesos ocurridos en todos estos años, uno tras otro para entender que la lucha es por la subsistencia como pueblos diversos, y que hay una estrecha relación de lo que se ha construido en todo este tiempo con la firme oposición a los megaproyectos del gobierno federal encabezado por Andrés Manuél López Obrador, dado a que estos son una clara muestra de que los mismos, pretenden destruir lo que en esos 25 años que muchos dicen que no se ha hecho nada, ha costado sudor, lágrimas y sangre construir.

Referencias:

  • Escobar, Arturo. El final del salvaje. Bogotá: CEREC, 1999.
  • Illich, Iván. “En el espejo del pasado”. En Obras Reunidas, Vol. II. México D. F.: F.C. E., 2008.
  • Platón. La república. 3a ed. México D. F.: Grupo Editorial Tomo S.A. de C.V., 2008.

Anuncios