¿25 años de silencio? Ni uno solo, los pueblos originarios llevan miles de años resistiendo.


dscn1226

Marcha en Cuernavaca, Mor. contra Megarpoyectos desarrollistas.

Desde las organizaciones sociales que accionan de manera independiente a los partidos políticos o a los periodos electorales, porque su dinámica es distinta y porque su lucha es permanente, no contra un individuo o un grupo político específico, sino contra un sistema, todo tiene sentido.

Quienes han vivido estos procesos comunitarios, o al menos, quienes se han informado de sus trayectorias, pueden darse cuenta que ni el EZLN y ninguna de muchas organizaciones que caminan por un sendero distinto al de la política profesional, han estado callados jamás, contrariamente a lo que han afirmado miles de sujetos que parecen ser fieles militantes o seguidores de Andrés Manuel.

“Qué el EZLN es un invento del PRI”, “qué sólo se pronuncian cuando el «prian» se lo mandan para desprestigiar a Andrés Manuel” “que 25 años de silencio y sólo ahora que Obrador es presidente salen a la luz”.

Pero parece que quienes han estado sin salir a la luz en 25 años son quienes no paran de hacer estas afirmaciones. Tanto el EZLN como diversas organizaciones indígenas, campesinas, comunitarias, estudiantiles y demás, que tienen un carácter anticapitalista, se han manifestado una y otra vez ante cualquier megaproyecto de muerte, ya sea minería, proyectos energéticos, carreteras, y en este caso, los famosos trenes de gobierno federal.

Y nos preguntamos entonces, ¿hacia dónde han estado mirando durante todo este tiempo quienes dicen que el EZLN nunca levanta la voz? Parece que han estado mirando esa televisión a la que tanto criticaron cuando Andrés Manuel figuraba “la oposición” política del partido en turno. Porque hay que ser capaces de ver que televisa y tv azteca, no son aliados del pri, ni del pan, está más que claro que son aliados de quien detenta el poder en cada sexenio, porque vemos que lo críticos que se mostraban al “Movimiento de Regeneración Nacional” se ha convertido en alabanzas.

Los comunicados y los procesos constructivos de las organizaciones, deberían ya saberlo, no son transmitidos en televisión mas que en ciertas ocasiones “especiales”, más con un objetivo alarmista, que informativo, cuando la construcción de la autonomía comunitaria de los pueblos y organizaciones es algo de la vida cotidiana.

Pero como he dicho antes, y recurriendo a la analogía platónica (Platón, 259), parece que quienes afirman que en 25 años no se había hecho nada estaban al fondo de la caverna, mirando las sombras que emite el resplandor de una supuesta realidad, y voltear a ver la lucha cotidiana de quienes hacen política fuera de los partidos y de los procesos electorales, les lastima la mirada y prefieren no mirar ni escuchar.

Afirman que el EZLN y el sup quieren tener el monopolio de la lucha social, lo cual demuestra el total desconocimiento que tienen sobre esta organización y sus propuestas; porque a diferencia de MORENA y su mesías Obrador, el EZLN no le pide a nadie que se una a su movimiento y que lo sigan fielmente. Es más, exige que no sea así, sino que desde su geografía y posibilidades, se organicen, a su modo, con sus propias formas, con sus propias ideas y como crean mejor conveniente, ya sea que estén o no en grupos partidistas, que participen o no en las elecciones, que estén de acuerdo o no con ellos o con Andrés Manuel o con quien sea, pero que se organicen.

Este último en cambio, sí le pide al pueblo mexicano que lo siga y que se unan a su proyecto, y aunque su retórica progresista le dé prioridad a la libertad de expresión, a la crítica y al diálogo, su proceder da muestra que tiene más pinta de querer monopolizar el movimiento social. Sus consultas, concuerdo con el EZLN, son una burla para el pueblo mexicano. Su “ritual” para pedirle permiso a la madre tierra es un aviso de destrucción de las comunidades, y es ahí en donde demuestra que no quiere que haya más organización que la suya, porque su actuar es apresurado, desinformado y por lo tanto, impositivo.

Si el EZLN y otras muchas organizaciones dicen NO al tren maya y al transístmico, no es porque se opongan a Andrés Manuel, sino, porque como ya lo dije antes, se oponen a los megaproyectos desarrollistas que según las narrativas institucionales se hacen en nombre del bienestar de la gente pobre; sin embargo, la gente pobre es la menos o nulamente beneficiada con ese tipo de proyectos que destruyen y transforman de tajo las formas de vida tradicionales.

El desarrollo, como decía en su momento Ivan Illich, representa

la transformación de culturas orientadas hacia la subsistencia y su integración en un sistema económico. El desarrollo conlleva siempre la expansión de una esfera puramente económica en detrimento de las actividades ligadas con la subsistencia. Significa la «desincrustación» progresiva de una esfera que la práctica del intercambio presupone un juego de suma cero. Esta expansión se prosigue a costa de todas las otras formas tradicionales de intercambio (Illich, Espejo 435).

No es que las comunidades se opongan al “desarrollo”, pero éste, se conceptualiza de manera distinta a como se lo representa el capitalismo neoliberal, al cual Obrador y su política no es ajeno. Su propuesta, por más progresista que sea, no deja de ser capitalista, liberal, de corte anglosajón, asistencialista, filantrópica, la forma ideal de vida para los que prefieren que quienes detentan el poder les resuelvan la vida, pero no para quienes prefieren hacer política y practican una democracia participativa, de la cual, las consultas del gobierno federal no tienen nada.

Es decir, piensa como los colonizadores que llegaron a estas tierras hace más de quinientos años, que con la destrucción de nuestras culturas y la imposición de sus propias formas van a “ayudar” a los pueblos que consideran “jodidos” a salir adelante y a mejorar sus condiciones de vida, sin tomar en cuenta que los procesos de estas comunidades son graduales y espontáneos, y no planificados, ya que esta última forma significa una sistematización de la vida que plantea una forma de vida homogénea, insertiva a una masa uniforme de individuos que deben adherirse a un programa nacional de desarrollo.

Justamente Arturo Escobar menciona como la idea de la planificación proyecta la posibilidad de que el cambio social puede ser manipulado y dirigido a través del uso de la ciencia y la tecnología (55), y eso no es lo que se rechaza desde la perspectiva de las organizaciones independientes, pero ese cambio ha de ser un acompañamiento a los procesos sociales que van transformando a las comunidades a su propio ritmo y no al revés.

Finalmente, si no mal recuerdo, en 2012 el EZLN hizo la famosa marcha del silencio (supongo que de esa sí se acuerdan muchos porque también tuvo una amplia cobertura mediática), en la cual dijeron mucho más de lo que han dicho en sus interminables comunicados, sólo hay que ser capaces de interpretarla. Sin embargo, para quienes dicen que en todo este tiempo de gobiernos priistas o panistas el EZLN y otras organizaciones no han hecho nada, o simplemente han hecho comunicados, tómense el tiempo de leerlos e informarse sobre las actividades que en esos comunicados han dado a conocer, porque en la televisión nunca los van a ver.

Estamos seguros de que al leerlos y conocer de ese modo la lucha de los pueblos originarios, podrán vincular, cada momento de los procesos ocurridos en todos estos años, uno tras otro para entender que la lucha es por la subsistencia como pueblos diversos, y que hay una estrecha relación de lo que se ha construido en todo este tiempo con la firme oposición a los megaproyectos del gobierno federal encabezado por Andrés Manuél López Obrador, dado a que estos son una clara muestra de que los mismos, pretenden destruir lo que en esos 25 años que muchos dicen que no se ha hecho nada, ha costado sudor, lágrimas y sangre construir.

Referencias:

  • Escobar, Arturo. El final del salvaje. Bogotá: CEREC, 1999.
  • Illich, Iván. “En el espejo del pasado”. En Obras Reunidas, Vol. II. México D. F.: F.C. E., 2008.
  • Platón. La república. 3a ed. México D. F.: Grupo Editorial Tomo S.A. de C.V., 2008.

Anuncios

Realizan reunión en San Miguel 30 en busca de bajar el costo del pasaje en el verde


37882283_2084001791921619_5421120395459690496_nEste vienes, vecinos de diferentes comunidades como San Miguel 30, Santa Rosa 30, Colonia Otilio Montaño, Atlacholoaya, Temimilcingo y una comisión del movimiento de Xoxocotla que exige la baja del precio del pasaje en los autobuses “MiBus”, se reunieron y acordarón acompañar ambas luchas para que los monopilios del transporte Pullman y Verdes de Morelos, bajen sus costos, y de no hacerlo, buscar alternativas de transporte hacia Cuernavaca e impedir el paso de ambos por los pueblos en cuestión.

La reunión que convocó alrededor de cien personas, decidió hacer una segunda asamblea en la que se esperan más vecinos y las autoridades locales para asentar en un acta de asamblea los acuerdos d elas acciones que ahí se determinen, la cual se llevará a cabo el día domingo 29 de Julio a las 6 PM en la Ayudantía de San Miguel 30.

 

Convocan comunidades de Tlaltizapán a alzar la voz contra el aumento del pasaje a Cuernavaca


Se hace un llamado a los usuarios del transporte “Verdes de Morelos”, para detener los abusos de dicha empresa con los excesivos aumentos en el precio del pasaje, ya que los mismos, no parecen estar regulados, y al tratarse de empresa privada y no de transporte público, le suben lo que quieren. Se exige un transporte digno, seguro y justo. ¡En la Tierra de Zapata donde el pueblo no se raja!

cartel verde 2

Tequio (fatiga), el trabajo colectivo que representa la pertenencia del individuo a su comunidad


20171022_083416-COLLAGE.jpg

Tequio o fatiga en el panteón ejidal de San Miguel 30, previo al día de muertos. 22 de octubre del 2017.

 

 

Tequio, una palabra proveniente del nahuatl, que castellanizado podemos traducirla como fatiga o faena, ha significado para los pueblos de México, una de las prácticas milenarias que representan parte de las contramemorias que han subsistido como modos de resistencia para la organización del trabajo colectivo, contra las formas de organización del trabajo verticales que han sido impuestas por los colonizadores, en los que se enfatiza el trabajo individual y no el colectivo.

Dicho trabajo ha de ser igualmente para un beneficio común, como la realización o mantenimiento de una obra para el pueblo  o la limpia de un espacio común. Es una práctica que hasta la fecha se sigue realizando en muchas comunidades del país, en algunas conscientemente de los orígenes nativos de ésta, en otra por simple costumbre, pero esa costumbre significa las raíces comunitarias de los pueblos originarios.

El carácter colectivo de los pueblos indios tiene que ver con una vocación colectivista visibilizado en el pensamiento de Ricardo Flores Magón, tal como lo explica Benjamín Maldonado cuando nos dice que

“la pertenencia a una comunidad es básica, no se trata de cualquier tipo de pertenencia: para ser indio, se requiere no sólo hablar la lengua o haber nacido en un pueblo indio, sino expresar su voluntad de ser parte de la comunidad a través de la participación en las actividades comunales, como el trabajo, la fiesta y el gobierno interno” (26).

El trabajo colectivo da muestra de los procesos de apoyo mutuo practicados ancestralmente en los pueblos de México que los conquistadores nunca pudieron destruir por completo. Si bien el tequio  se caracterizó de diferentes maneras, entre las que se encuentran también el tributo rendido tanto a los gobernantes prehispánicos como a los de la colonia, las contramemorias colectivas se reafirman ahí en donde en algún momento los pueblos proceden a su emancipación y aquello que deliberadamente había sido ocultado, reaparece

“Se puede perder la lengua, abandonar el vestido tradicional, haber migrado a alguna ciudad o incluso ya no compartir todo el corpus mitológico como explicación del funcionamiento y razón de las cosas, pero el individuo que siga participando en lo comunal podrá seguir sintiéndose indio y seguirá siendo reconocido como miembro de una colectividad india por sus paisanos. Por el contrario, cuando alguien se vuelve individualista, la comunidad lo rechaza pues ese individuo con su actitud se niega a ser parte de lo comunal” (Maldonado 27).

En los pueblos de Morelos, éstas prácticas se siguen realizando tradicionalmente, de manera periódica o discontinua según necesidades urgentes o en festividades periódicas como el día de muertos o la fiesta del pueblo. Y aunque en la región se ha perdido el significante en la lengua nahuatl, el contenido  conceptual sigue manteniendo las raíces comunitarias. Aún así, se podría hacer un esfuerzo por irse descolonizando poco a poco, y un gran paso sería recuperar la cadena significante, el tequio, que significa más que el simple trabajo colectivo, el apoyo mutuo.
Referencias:
Maldonado Alvarado, Benjamín. Magonismo y vida comunal en mesoamérica. Oaxaca: DES – UESA CSEIIO, 2012.

Falta de pago en Santa Rosa 30 y perjuicios a campesinos de San Miguel 30; el seguimiento del conflicto con Casas GEO


16938668_10155853193384951_1859159128585483305_nMientras que en las últimas semanas, ejidatarios de Santa Rosa 30 han protestado ante la inmobiliaria Casas GEO, dado a que nos les han terminado de pagar los terrenos que hace más de 5 años vendieron a la empresa en el campo “Los San Juanes”, mismo donde ahora se encuentra instalada la unidad habitacional, “La Provincia”, los ejidatarios de San Miguel 30, han continuado con el seguimiento de la demanda contra la empresa por la invasión de canales de riego que les perjudica para las tareas agrícolas cotidianas de su ejido.

El pasado 23 de febrero, se envió un documento a la CONAGUA, dependencia encargada de demandar a GEO Morelos por la invasión de causes federales de manera ilegal. A través del departamento de asuntos jurídicos la dependencia gubernamental inició (según sus mismos informes) una demanda contra la empresa, esto a petición y exigencia de ejidatarios de San Miguel 30 para que las autoridades intervinieran en la resolución del problema generado por la venta de los terrenos y la instalación de la unidad habitacional, dado a que cada vez resulta más difícil regar las parcelas, pues Casas GEO cerró los canales y los accesos a los mismos, lo cual impide a los campesinos poder regar sus parcelas.

En solicitudes anteriores, la CONAGUA había respondido, no poder notificar sobre los avances de la demanda, dado a que se trata de “información confidencial” que pudiera entorpecer el proceso legal, por lo que sólo se podría informar una vez concluida la demanda; sin embargo, no se ha abandonado la exigencia de solución al problema, y lo que se ha solicitado ahora es el número de trámite, para saber al menos, si esa demanda realmente existe.

Mientras tanto, el ejido de Santa Rosa 30 se está inconformando también ante la empresa, no por perjuicios de la unidad habitacional, sino por la falta de pago de los terrenos, donde le demandan más de 8 millones de pesos.