Las Calaveritas literarias


Las calaveritas literarias, son una de las características de la celebración del día de muertos en México, donde en la actualidad se escriben versos aludiendo a la muerte y a las personas cercanas o a famosos, destacando características de dichas personas o situaciones por las que han pasado, buscando relacionarlas con la muerte que viene para llevárselos a otro mundo.

Según las fuentes de Wikipedia, se originan en el Siglo XIX, y han llegado a ser censuradas porque se utilizaban en su origen como método para expresar descontento con los políticos.

¿Alguna vez han hecho alguna calaverita? ¿Y si nos la compartes?

Acá dejamos una para el presidente de México y los desaparecidos de Ayotzinapa:

La muerte se le apareció a Peña
y duramente le reclamó
y le decía por qué chingados
por los 43 a ella culpó.

Si los de Ayotzy no aparecen
al panteón te voy a llevar
con pico y pala harás tu tumba
para que veas lo que es trabajar.

catrina-e1446396937268

Anuncios

La independencia (inconclusa) de México, una reflexión


14269712_1681140038874465_1866849935_n¿Qué diferencia hay entre un México gobernado por un grupo de españoles que saquean al país para enriquecer a otros, y un México gobernado por un grupo de mexicanos que permiten que empresarios de otros países saqueen al país para enriquecer a otros? Recordemos que la consigna de la independencia no fue “muera el gobierno español”, sino “muera el mal gobierno”,  sin importar de qué nacionalidad sea.

Bueno, además de que los métodos de saqueo cada vez son más sofisticados. Por ejemplo, en la fotografía el Cerro de Santa María en Tlaltizapán es devastado por la construcción de una autopista, la Siglo XXI, destinada a las empresas extranjeras que se están llevando las riquezas de México a sus países de origen. La autopista va de puerto a puerto, ya saben, ahí embarcan, como cuando durante la colonia se llevaban las embarcaciones llenas de oro…

Por eso es que muchos pueblos pelean por el agua, la tierra el aire y la cultura. En ese sentido me parece que la lucha de independencia no podemos darla por concluida y simplemente festejar. Sí, se vale recordar el inicio de esa lucha, y hay que conmemorarlo, pero creo que hay que tomar en cuenta que la lucha sigue y hay que tomar partida…

¿Qué opinas?

Conmemoración del 204 aniversario del inicio de la guerra de independencia de México (San Miguel 30)


Como cada año en San Miguel 30 también se hizo el festival tradicional para conmemorar el inicio de la independencia de nuestro país. Es importante no olvidar nuestra historia, ya que producto de ella somos, y recordarla nos hace tener una identidad; sin embargo, hay que saber también reconocer si esa independencia ya fue realmente consumada, y la realidad es que no estamos ni cerca de ello.

Hoy en día los grandes empresarios extranjeros siguen invadiendo y saqueando nuestro México en total complicidad de las autoridades. Hoy, la clase política está entregando al capital extranjero las últimas reservas de  dignidad que nos quedaba, el petróleo, la salud, la educación, la tierra, el agua… Y entonces, sería bueno reflexionar un poco sobre estas fechas, podríamos también conmemorarlo sacando cada 15 de septiembre a alguna empresa transnacional de nuestro país…

El árbol de Cuachalalate.


DSC00972En nuestros pueblos existen una gran variedad de árboles y plantas que tienen propiedades medicinales, las cuales son conocidas por la mayoría de las personas más grandes de la región. En los últimos años, con la invasión y la imposición de la medicina con base en químicos la cual su principal función es el lucro de las grandes empresas farmacéuticas, la medicina tradicional ha empezado a perder uso entre nuestras comunidades. Tal vez en parte se debe a la falta de conocimiento por parte de las nuevas generaciones de las propiedades de las diferentes plantas. Con esta reseña del árbol de Cuachalalate (el cual por cierto está en peligro de extinción por el uso irresponsable de su corteza) empezamos a publicar reseñas de los usos medicinales que puede darse a diferentes plantas que crecen naturalmente en nuestro territorio.

Necesitamos tratar de reproducir la especie. Evitar secarlos arrancando completamente sus cáscaras. Este árbol es muy fácil de reproducir. Al cortar una rama y transplantarla, en pocos días saca retoños.

La siguiente reseña del árbol la estamos rescatando de La Biblioteca Digital de la medicina Tradicional Mexicana de la UNAM.

Sinonimia popular

Chalalate, coachalalate, cuachalala, volador. Distrito Federal: cuachalalatl (náhuatl); Michoacán: maceran, matixeran, pacueco; Oaxaca: cuachinala.

Sinonimia botánica.

Juliania adstringens Schlechter

Botánica y ecología.

Árbol de 10 m de altura, con el tronco torcido de corteza moreno grisáceo o gris plomizo con grandes escamas. Las hojas están agrupadas en las puntas de las ramas en número de tres a cinco, en el anverso son verde opaco y en el reverso verde grisáceo. Las flores pueden encontrarse solitarias o en ramilletes. Los frutos son nueces abultadas y alargadas que están en ramas de color verde pálido.

De origen desconocido, esta especie habita en clima cálido, semicálido y templado desde los 100 y los 3000msnm. Crece en zonas perturbadas de bosque tropical caducifolio y subcaducifolio, de matorral xerófilo, bosque espinoso, mesófilo de montaña y pino-encino.

Etnobotánica y antropología.

En varios estados de la república se menciona con frecuencia el empleo del cuachalalate, principalmente del cocimiento, para tratar úlceras, cáncer del estómago, gastritis y ciertas lesiones cutáneas. En el tratamiento de las úlceras también se administra como agua de uso un macerado acuoso de la corteza, hasta que el agua tome color.

Para aliviar las heridas se bebe su cocimiento y se aplica en polvo sobre ellas, o se lava localmente con un macerado de la corteza en agua. Los granos y las llagas se curan mediante la ingestión del cocimiento o la aplicación de la goma blanca o la resina de la corteza. Granos, heridas y llagas, en el hombre o animales, se lavan una vez al día con el agua donde se ha hervido la “cáscara” (sólo hasta que pinte el agua) y además se esparce pulverizada en la parte afectada, tres veces al día. Las rozaduras de bebés se lavan una vez diariamente por cinco días. Asimismo, se utiliza en golpes o postemas, mordeduras o piquete de animales venenosos y como cicatrizante.

Este mismo cocimiento de la corteza se toma o se aplica en fomentos sobre los tumores o “cáncer”. Se utiliza en lavados vaginales cuando se presentan infecciones en la vagina, fiebre puerperal, flujo de mujeres, frío, inflamación infección o caída de la matriz y caída de ovarios. Si hay granos en los genitales, con la cocción de conteloloache, árnica (sp n/ r) y sal, se hacen lavados las veces que sean necesarias (V. purgación). Además, se le usa para tratar el cachán o cachanes, enfermedad que según las parteras tradicionales, contraen las puérperas como consecuencia de que les “entra frío” al interior del cuerpo.

Por otra parte, se emplea en malestares digestivos, dolor de estómago, infección o inflamación intestinal, para limpiar el estómago, para el hígado, la vesícula, contra la tifoidea y en problemas bucales como dolor de muelas, para endurecer las encías, en casos de estomatitis o fuegos en la boca.

Se usa para aliviar afecciones respiratorias, tos, inflamación de las anginas, resfriados, tuberculosis y enfermedades pulmonares. Para esta última, se hierve la cáscara, hasta que pinte el agua, y se toma endulzada cuatro veces al día, el tiempo que sea necesario o se bebe como agua de uso. Asimismo, se prescribe para la tos, aunque también se aconseja un jarabe hecho con la corteza del cuachalalate, una tripita de cuatecomate, árnica, alcohol, miel de abeja y bagazo de caña, administrando una cucharada cada hora.

En enfermedades del riñón, incluyendo dolor e inflamación, se ingiere tres veces al día la cocción de la corteza, preparada junto con un tallo de tres costillas (V. dolor de riñón).

También se emplea en problemas relacionados con la sangre y su circulación, para purificarla o desintoxicarla, curar várices y úlceras varicosas.

Se usa como analgésico en el dolor de cintura, cabeza, espalda o pulmones (V. dolor de pulmón), hernia, reuma o punzadas.

Otras aplicaciones medicinales de que se tiene noticia son: fiebres intermitentes, paludismo, calentura, caída del cabello, manchas en la piel, gangrena y como antidiabético.

Calidad de la planta: caliente.

Historia.

En el siglo XVI, Francisco Hernández comenta: “la corteza es fría y secante, resuelve los tumores machacada y aplicada”.

Mas información aparece hasta el siglo XX en la obra de Maximino Martínez donde la registra como: anticancerosa, antipalúdica, astringente y para la fiebre tifoidea-, y posteriormente, la Sociedad Farmacéutica de México, la registra como astringente.

Química.

Toda la investigación química sobre esta planta se ha hecho en México. En la corteza del tallo se han identificado los triterpenos ácidos 3-alfa y 3-epi-masticadienóico, isomasticadienóico y epi-oleanólico; los compuestos benzílicos ácidos 6-heptadecil-, 6-nonadecil-, y 6-pentadecil- salicílico; y el esterol, beta-sitosterol. En la hoja se ha identificado el ácido cuachalálico que es un triterpeno.

De la corteza de esta planta se han aislado los triterpenos ácidos instipolinásico, oleanólico, masticadienónico y 3-alfa-hidroxi-masticadienónico, una mezcla de ácidos anacárdicos, y aldehídos fenólicos.

Farmacología.

Se ha comprobado experimentalmente la actividad antitumoral de un extracto metanólico de la planta, administrado por vía intramuscular a ratones con tumores mamarios, espontáneos de tipo carcinomas.

Una investigación farmacológica en ratas mantenidas en ayuno por 24 horas demostró que la administración subcutánea del extracto hexánico de la corteza, en una dosis de 100mg/kg, indujo un efecto hipocolesterolemiante significativo, disminuyendo los niveles de colesterol en un 31%.

El cocimiento de la corteza y un extracto de acetato de etilo, administrados en ratas por vías oral e intraperitoneal ejercieron un efecto antiulcerogástrico inhibiendo la secreción del jugo gástrico estomacal y contribuyendo a la más rápida cicatrización del epitelio y la mucosa gástrica. Contrario a esto, en otro estudio se evidenció la ausencia de actividad inhibidora de secreción gástrica con un extracto acuoso al 4 y 8% administrado a ratas en dosis única y determinada la acción a las 24 horas.

Principios activos.

Los ácidos masticadienónico y 3-alfa-hidroxi-masticadienónico ejercieron un efecto hipocolesterolémico en ratas por vía subcutánea a la dosis de 17mg/g. El colesterol sanguíneo se midió 24 horas después de la inyección y se obtuvo un decremento promedio de 34mg/100ml y 19mg/100ml, 45% y 27% respectivamente.

Un triterpeno aislado de la planta de estructura no identificada, presentó una acción antiulcerígena en ratas por vía oral, igual o mejor a la efectuada por emetidina y atropina.

 

Entrando a Amador Salazar (San Miguel 30) por la calle Adolfo López Mateos


IMG-20140325-WA0011

Así se aprecia la entrada al pueblo de Amador Salazar llegando al centro del mismo desde el campo “Agua Dulce”. Lo primero que nos encontramos son los restos de la ex hacienda, y al fondo, “el arbolito”.

Lamento decirlo, pero lo único que no me termina de gustar de la calle es el nombre. Adolfo López Mateos, un asesino de campesinos, aquel presidente de México que dio amnistía y un falso abrazo a don Rubén Jaramillo y después ordenó su asesinato. No merece que nuestro pueblo donde tantos jaamillistas hubo tenga una calle que lleve su nombre.