¿25 años de silencio? Ni uno solo, los pueblos originarios llevan miles de años resistiendo.


dscn1226

Marcha en Cuernavaca, Mor. contra Megarpoyectos desarrollistas.

Desde las organizaciones sociales que accionan de manera independiente a los partidos políticos o a los periodos electorales, porque su dinámica es distinta y porque su lucha es permanente, no contra un individuo o un grupo político específico, sino contra un sistema, todo tiene sentido.

Quienes han vivido estos procesos comunitarios, o al menos, quienes se han informado de sus trayectorias, pueden darse cuenta que ni el EZLN y ninguna de muchas organizaciones que caminan por un sendero distinto al de la política profesional, han estado callados jamás, contrariamente a lo que han afirmado miles de sujetos que parecen ser fieles militantes o seguidores de Andrés Manuel.

“Qué el EZLN es un invento del PRI”, “qué sólo se pronuncian cuando el «prian» se lo mandan para desprestigiar a Andrés Manuel” “que 25 años de silencio y sólo ahora que Obrador es presidente salen a la luz”.

Pero parece que quienes han estado sin salir a la luz en 25 años son quienes no paran de hacer estas afirmaciones. Tanto el EZLN como diversas organizaciones indígenas, campesinas, comunitarias, estudiantiles y demás, que tienen un carácter anticapitalista, se han manifestado una y otra vez ante cualquier megaproyecto de muerte, ya sea minería, proyectos energéticos, carreteras, y en este caso, los famosos trenes de gobierno federal.

Y nos preguntamos entonces, ¿hacia dónde han estado mirando durante todo este tiempo quienes dicen que el EZLN nunca levanta la voz? Parece que han estado mirando esa televisión a la que tanto criticaron cuando Andrés Manuel figuraba “la oposición” política del partido en turno. Porque hay que ser capaces de ver que televisa y tv azteca, no son aliados del pri, ni del pan, está más que claro que son aliados de quien detenta el poder en cada sexenio, porque vemos que lo críticos que se mostraban al “Movimiento de Regeneración Nacional” se ha convertido en alabanzas.

Los comunicados y los procesos constructivos de las organizaciones, deberían ya saberlo, no son transmitidos en televisión mas que en ciertas ocasiones “especiales”, más con un objetivo alarmista, que informativo, cuando la construcción de la autonomía comunitaria de los pueblos y organizaciones es algo de la vida cotidiana.

Pero como he dicho antes, y recurriendo a la analogía platónica (Platón, 259), parece que quienes afirman que en 25 años no se había hecho nada estaban al fondo de la caverna, mirando las sombras que emite el resplandor de una supuesta realidad, y voltear a ver la lucha cotidiana de quienes hacen política fuera de los partidos y de los procesos electorales, les lastima la mirada y prefieren no mirar ni escuchar.

Afirman que el EZLN y el sup quieren tener el monopolio de la lucha social, lo cual demuestra el total desconocimiento que tienen sobre esta organización y sus propuestas; porque a diferencia de MORENA y su mesías Obrador, el EZLN no le pide a nadie que se una a su movimiento y que lo sigan fielmente. Es más, exige que no sea así, sino que desde su geografía y posibilidades, se organicen, a su modo, con sus propias formas, con sus propias ideas y como crean mejor conveniente, ya sea que estén o no en grupos partidistas, que participen o no en las elecciones, que estén de acuerdo o no con ellos o con Andrés Manuel o con quien sea, pero que se organicen.

Este último en cambio, sí le pide al pueblo mexicano que lo siga y que se unan a su proyecto, y aunque su retórica progresista le dé prioridad a la libertad de expresión, a la crítica y al diálogo, su proceder da muestra que tiene más pinta de querer monopolizar el movimiento social. Sus consultas, concuerdo con el EZLN, son una burla para el pueblo mexicano. Su “ritual” para pedirle permiso a la madre tierra es un aviso de destrucción de las comunidades, y es ahí en donde demuestra que no quiere que haya más organización que la suya, porque su actuar es apresurado, desinformado y por lo tanto, impositivo.

Si el EZLN y otras muchas organizaciones dicen NO al tren maya y al transístmico, no es porque se opongan a Andrés Manuel, sino, porque como ya lo dije antes, se oponen a los megaproyectos desarrollistas que según las narrativas institucionales se hacen en nombre del bienestar de la gente pobre; sin embargo, la gente pobre es la menos o nulamente beneficiada con ese tipo de proyectos que destruyen y transforman de tajo las formas de vida tradicionales.

El desarrollo, como decía en su momento Ivan Illich, representa

la transformación de culturas orientadas hacia la subsistencia y su integración en un sistema económico. El desarrollo conlleva siempre la expansión de una esfera puramente económica en detrimento de las actividades ligadas con la subsistencia. Significa la «desincrustación» progresiva de una esfera que la práctica del intercambio presupone un juego de suma cero. Esta expansión se prosigue a costa de todas las otras formas tradicionales de intercambio (Illich, Espejo 435).

No es que las comunidades se opongan al “desarrollo”, pero éste, se conceptualiza de manera distinta a como se lo representa el capitalismo neoliberal, al cual Obrador y su política no es ajeno. Su propuesta, por más progresista que sea, no deja de ser capitalista, liberal, de corte anglosajón, asistencialista, filantrópica, la forma ideal de vida para los que prefieren que quienes detentan el poder les resuelvan la vida, pero no para quienes prefieren hacer política y practican una democracia participativa, de la cual, las consultas del gobierno federal no tienen nada.

Es decir, piensa como los colonizadores que llegaron a estas tierras hace más de quinientos años, que con la destrucción de nuestras culturas y la imposición de sus propias formas van a “ayudar” a los pueblos que consideran “jodidos” a salir adelante y a mejorar sus condiciones de vida, sin tomar en cuenta que los procesos de estas comunidades son graduales y espontáneos, y no planificados, ya que esta última forma significa una sistematización de la vida que plantea una forma de vida homogénea, insertiva a una masa uniforme de individuos que deben adherirse a un programa nacional de desarrollo.

Justamente Arturo Escobar menciona como la idea de la planificación proyecta la posibilidad de que el cambio social puede ser manipulado y dirigido a través del uso de la ciencia y la tecnología (55), y eso no es lo que se rechaza desde la perspectiva de las organizaciones independientes, pero ese cambio ha de ser un acompañamiento a los procesos sociales que van transformando a las comunidades a su propio ritmo y no al revés.

Finalmente, si no mal recuerdo, en 2012 el EZLN hizo la famosa marcha del silencio (supongo que de esa sí se acuerdan muchos porque también tuvo una amplia cobertura mediática), en la cual dijeron mucho más de lo que han dicho en sus interminables comunicados, sólo hay que ser capaces de interpretarla. Sin embargo, para quienes dicen que en todo este tiempo de gobiernos priistas o panistas el EZLN y otras organizaciones no han hecho nada, o simplemente han hecho comunicados, tómense el tiempo de leerlos e informarse sobre las actividades que en esos comunicados han dado a conocer, porque en la televisión nunca los van a ver.

Estamos seguros de que al leerlos y conocer de ese modo la lucha de los pueblos originarios, podrán vincular, cada momento de los procesos ocurridos en todos estos años, uno tras otro para entender que la lucha es por la subsistencia como pueblos diversos, y que hay una estrecha relación de lo que se ha construido en todo este tiempo con la firme oposición a los megaproyectos del gobierno federal encabezado por Andrés Manuél López Obrador, dado a que estos son una clara muestra de que los mismos, pretenden destruir lo que en esos 25 años que muchos dicen que no se ha hecho nada, ha costado sudor, lágrimas y sangre construir.

Referencias:

  • Escobar, Arturo. El final del salvaje. Bogotá: CEREC, 1999.
  • Illich, Iván. “En el espejo del pasado”. En Obras Reunidas, Vol. II. México D. F.: F.C. E., 2008.
  • Platón. La república. 3a ed. México D. F.: Grupo Editorial Tomo S.A. de C.V., 2008.

Anuncios

¿Por qué es mejor opción plantar un guamuchil que un ficus?


17918454_1809371419384659_699115739_n

Por años se ha introducido en México el ficus y se ha convertido en la especie favorita, no sólo a nivel individual o familiar, sino incluso institucional y hasta comunitario. Dicho árbol, tiene importantes ventajas respecto a otras especies que quizá lo hace ser el preferido de muchos, como podrían ser su rápido crecimiento, su facilidad de manejo y recorte y sobre todo, la abundante sombra que brinda, sin dejar a un lado, claro está, que lucen bien.

La idea de facilidad de manejo y la adaptabilidad que la especie tiene a casi cualquier suelo y clima es parte del principio de dominio que la civilización occidental ha interiorizado en la cultura que nos ha sido transmitida, ya que reconocemos casi como natural la posibilidad de dominar la naturaleza como si esta estuviera obligada a adaptarse a nuestras necesidades.

Por eso mismo, pensamos que es tan normal introducir una especie en un terreno que no es su lugar de origen y ponerlo ahí porque nos resulta más cómodo, que porque tiene mayor follaje, que porque se puede mantener recortadito, que porque no tiene espinas, etc.

Para esta forma de representarse el mundo, el ficus parece ideal, por el contrario, una especie como el guamuchil resulta una especie sumamente complicada. Al igual que el ficus, crece rápido; sin embargo, a diferencia de aquel, al guamuchil no se le puede moldear tan fácilmente, en parte por la estructura de sus ramas que son menos frondosas y además, tienen una muy finas espinas, las cuales impiden que muchos se animen a acercárseles.

El guamuchil en este sentido, resulta un árbol bastante rebelde, porque se defiende ante la dominación, y a muchos no nos gusta mucho la idea de no ser capaces de tener el control, y menos si se trata de una planta. Además el guamuchil se reproduce sin mayor dificultad, y si tenemos uno, no tarda en tirar semilla, y esa semilla sin cuidados ni riegos, nace y crece y en dos años, ya está dando frutos de nuevo, y así los campos se van llenando de árboles espinudos y “sin forma” que a nadie le gustan.

Mientras que el guamuchil es un árbol originario de México, es ficus no lo es, y habría que tomar en cuenta que, los árboles introducidos de ecosistemas ajenos, suelen ser una de las principales causas de plagas, pues las traen de un lugar a otro, además de que alteran el equilibrio natural del ecosistema al que se introducen de manera artificial, lo cual implica la pérdida de muchas especies nativas, no sólo de plantas, sino también de animales.

Del ficus, además, se han hecho estudios sobre el secreto de su rápido crecimiento, y los resultados han mostrado que esto se debe a que absorben gran cantidad de nutrientes de la tierra constantemente, dejando a las plantas nativas sin los suficientes, así también, para que sea capaz de sobrevivir, requiere ser constantemente regado en sus primeros años.

El guamuchi por otra parte, casi puede sobrevivir sin agua. Es por ello que abunda en los cerros de clima seco, donde el agua es escasa, y donde hace mucho calor, es decir, ideal para la zona sur de Morelos. Eso no impide que tenga amplio follaje y brinde bastante sombra y que alcance impresionante tamaño en tan poco tiempo. En muchas ocasiones, en los pueblos el árbol es utilizado como cerco vivo para delimitar terrenos y proteger cultivos, debido a sus pequeñas y puntiagudas espinas.

El recorte del árbol mexicano, brinda un excelente combustible, ya que su leña es maciza, mientras que las del ficus es bofa y no tiene ningún rendimiento cuando preparamos el mole en cazuela de barro, y sólo porque hoy en día ya no es común hacer casas en donde sus muros y vigas sean troncos de grandes árboles, porque los de guamuchil demostraban de esa manera su fortaleza. Si hiciéramos una con madera de ficus, seguro se truena con el peso del zacate.

Además, en sus distintas variedades, el guamuchil da un fruto bastante interesante. Algunos son muy dulces, otros semidulces, amargos o semiamargos. Estos se pueden comer crudos, tiernos y hasta secos. Y cuando la variedad es amarga, se pueden asar al fuego, el ficus no da ningún fruto comestible. Leí por ahí en alguna parte del Internet, que incluso la semilla molida es utilizada para combatir hongos de los cultivos y otras plagas como esos famosos gusanitos cogolleros que se comen las mazorcas de la milpa.

Finalmente, todas las partes del árbol tienen usos medicinales, los cuáles se encuentran albergados en las contramemorias de los pueblos que saben utilizar la corteza, las hojas, el fruto y su cáscara, conocimiento que se perdería si este árbol desapareciera, y en realidad, aveces pareciera que va a desaparecer, pues cada vez son más talados para reemplazarlos por otras especies, cuando estos resultan ideales para reforestar.

Básicamente se sabe que es astringente, por lo que puede ser usado para sanar heridas, para combatir diarreas, como anti-inflamatorio, para sanar úlceras y en general, para cualquier tipo de malestar estomacal, aunque sus usos se extienden en gran medida, por lo que resulta una importante tarea no dejar perder todos esos saberes que seguramente la gente de mayor edad de nuestros pueblos conoce, y para ello es importante priorizar la plantación de este tipo de especies por sobre la de las especies ajenas a nuestro territorio.

98 aniversario del asesinato de Zapata


17634861_1319582254776632_3544624443875369167_nEl 10 de abril de 1919, fue asesinado a traición, porque no pudieron hacerlo de otra forma, E miliano Zapata Salazar, el mayor representante campesino de la Revolución Mexicana. Desde entonces se ha creado un arraigo mucho más fuerte de la lucha por la defensa de la tierra en México, la cual hasta la fecha sigue vigente en las luchas de los pueblos en resistencia que luchan contra el despojo capitalista que promueven los gobierno neoliberales con el nombre de “progreso”.

El sábado pasado, 8 de abril, se llevaba a cabo el V Congreso de los Pueblos de Morelos, en el ejido de Moyotepec, municipio de Ayala, Morelos. Ahí, uno de los participantes afirmaba que “hoy el enemigo común de los pueblos ya no se llama haciendas, se llama megaproyectos”, y en estos incluía a la megaminería, proyectos carreteros, inmobiliarios y energéticos, como la termoeléctrica con sus respectivos acueducto y gasoducto.

En el Congreso, se formaron dos importantes comisiones quienes pronto anunciarán el plan de acción de la Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos, una por la lucha en defensa del agua para los pueblos y otra del Observatorio Internacional en su versión Morelos por los Derechos Humanos, éste último para vigilar la violación sistemática de los derechos de los pueblos en la defensa de su territorio, ya que esta situación ha sido repetitiva por parte de todos los gobiernos.

En 1910, los pueblos de morelos se unieron por quitar a los hacendados del poder que gozaban y con el cual explotaban al campesinado morelense, y hoy debemos saber nuevamente que, si no nos unimos de la misma forma, morelos pronto será nuevamente de grandes terratenientes a quienes el gobierno les está entregando las tierras.

En estos momentos, en Chinameca, está por comenzar la conemoración “oficial” del gobierno del estado de Morelos, lo cual, desde los pueblos zapatistas, condenamos y denunciamos como una burla hacia los herederos del legado zapatista, porque ellos, el gobierno fue quien lo asesino y hoy tratan de hacer de su nombre un emblema para su legitimación.

La conmemoración a Zapata, no se encuentra en los honores que hoy Graco le hace en Chinameca, está en la lucha del día a día de los pueblos que resisten en contra de los megaproyectos, está en el campesino que se niega a vender su tierra a los nuevos terratenientes, está en quien sigue sembrando su parcela y no se apena de su origen campesino.

TIERRA Y LIBERTAD

¡Zapata Vive y la Lucha Sigue!

Realizarán V sesión del Congreso de los Pueblos de Morelos


El próximo sábado, 8 de abril, se llevará a cabo en en auditorio ejidal de Moyotepec, municipio de Ayala, la V sesión del Congreso de los Pueblos de Morelos, una iniciativa de pueblos en resistencia que luchan por la defensa del territorio y contra los megaproyectos impuestos por los gobiernos, así como la termoeléctrica en la comunidad de Huexca, la cual implica un acueducto que se suministra del afluente del río cuautla, con lo cual afectaría a gran parte de los ejidos de la zona oriente; la minería a cielo abierto, proyectos carreteros e inmobiliarias.

La invitación es abierta; sin embargo, para tener voz y voto en las decisiones a tomar, es necesario ser nombrado como delegado por una asamblea comunitaria.

Por la autonomía de los pueblos, ¡organízate y participa! ¡Zapata Vive!

17434834_1879648542274447_2135262496148576485_o

Sobre las bases de la vida comunitaria


DSC02106Los pueblos de Morelos, desde hace cientos de años tenemos prácticas características de organización comunitaria, formas de vida tradicionales que han trascendido al paso de los años y a los continuos abusos, opresiones y saqueos de los que hemos sido objeto.

Sin embargo, han sido precisamente dichas características de la vida comunitaria las que nos han permitido mantener la cohesión como lo que somos, pueblos originarios con características que nos definen y nos caracterizan en nuestra diferencia, con aspectos específicos unos con otros, ya que no siempre provenimos de una misma raíz, y es justamente esa gran diversidad étnica lo que enriquece nuestras culturas.

En su libro, Magonismo y vida comunal, Benjamín Maldonado al analizar la propuesta libertaria de Ricardo Flores Magón, encuentra en ella “la comunalidad” como la columna vertebral del ser indio, la cual está compuesta de 4 elementos principales:

  1. El territorio comunal: Se refiere al uso y defensa del espacio colectivo, es decir, aquello que nos pertenece a todos, como los montes, campos, ríos, cerros, lagos y demás elementos del territorio de disfrute común que defendemos de la misma forma contra invasiones o destrucción.

  2. El trabajo comunal: El apoyo mutuo en comunidad más allá del ámbito familiar. Es decir, aquellos trabajos colectivos y voluntarios en beneficio de toda la comunidad, como las fatigas. Estos, tal cual son voluntarios, es decir, un trabajo sin remuneración particular, pero de suma importancia para la vida en comunidad.

  3. El poder comunal: Implica la participación en las asambleas y el desempeño de cargos cívicos que formen parte del sistema de gobierno autónomo comunitario.

  4. El disfrute comunal: La participación y el patrocinio de las fiestas de la comunidad.

“En la participación de hombres y mujeres en estos cuatro aspectos se manifiesta la pertenencia responsable a una colectividad y esa colectividad reconoce a los que se destacan en su servicio, generándoles prestigio. Para los indios no basta ser de la comunidad, es preciso ser comunidad y expresarlo”1.

Estas especificidades de nuestros pueblos es lo que ha generado una identidad y sentimiento de pertenencia que la mayoría de quienes vivimos en un pueblo originario conservamos. No hay elemento que no contribuya a tal configuración de la vida comunitaria, nuestra falta de participación en cualquiera de ellos, debilita el vínculo y los nudos de la comunalidad.

Por ello, hasta la fiesta resulta importante en la forma de vida comunitaria. No todo puede ser trabajo y obligación, si no hay disfrute de ese trabajo colectivo tampoco hay motivación.

¿Te identificas con algo de esta idea? ¿Se te ocurre algún otro elemento d ella vida comunitaria?

1 Maldonado, Benjamín. Magonismo y vida comunal, Oaxaca: DES – UESA CSEIIO, 2012, pp.26-27.