Falta de pago en Santa Rosa 30 y perjuicios a campesinos de San Miguel 30; el seguimiento del conflicto con Casas GEO


16938668_10155853193384951_1859159128585483305_nMientras que en las últimas semanas, ejidatarios de Santa Rosa 30 han protestado ante la inmobiliaria Casas GEO, dado a que nos les han terminado de pagar los terrenos que hace más de 5 años vendieron a la empresa en el campo “Los San Juanes”, mismo donde ahora se encuentra instalada la unidad habitacional, “La Provincia”, los ejidatarios de San Miguel 30, han continuado con el seguimiento de la demanda contra la empresa por la invasión de canales de riego que les perjudica para las tareas agrícolas cotidianas de su ejido.

El pasado 23 de febrero, se envió un documento a la CONAGUA, dependencia encargada de demandar a GEO Morelos por la invasión de causes federales de manera ilegal. A través del departamento de asuntos jurídicos la dependencia gubernamental inició (según sus mismos informes) una demanda contra la empresa, esto a petición y exigencia de ejidatarios de San Miguel 30 para que las autoridades intervinieran en la resolución del problema generado por la venta de los terrenos y la instalación de la unidad habitacional, dado a que cada vez resulta más difícil regar las parcelas, pues Casas GEO cerró los canales y los accesos a los mismos, lo cual impide a los campesinos poder regar sus parcelas.

En solicitudes anteriores, la CONAGUA había respondido, no poder notificar sobre los avances de la demanda, dado a que se trata de “información confidencial” que pudiera entorpecer el proceso legal, por lo que sólo se podría informar una vez concluida la demanda; sin embargo, no se ha abandonado la exigencia de solución al problema, y lo que se ha solicitado ahora es el número de trámite, para saber al menos, si esa demanda realmente existe.

Mientras tanto, el ejido de Santa Rosa 30 se está inconformando también ante la empresa, no por perjuicios de la unidad habitacional, sino por la falta de pago de los terrenos, donde le demandan más de 8 millones de pesos.

Los perros en la vida campesina


A lo largo de generaciones, los campesinos de las tierras zapatistas, se han visto acompañados en su cotidianeidad por una fiel especie que cada mañana, suelen salir de casa acompañando al trabajador del campo, bien sea que éste vaya a pie, a caballo o en los últimos años incluso, en camioneta, el perro sigue siendo incluido para ir todos los días al jornal, y en los caminos de saca de los ejidos, con sus canales, estos animales disfrutan del camino corriendo y bañándose alegremente, se les nota en su rostro la sensación de sentirse libre mientras corren por los grandes campos.

De igual manera, nosotros disfrutamos de la compañía de estos animales, y cada mañana los llamamos al salir. Sin duda alguna el perro juega un papel importante en la construcción social de la vida campesina, bien sea como compañero, o como guía o guardián. Recordemos que, tanto humanos como perros, somos especies sociables que generalmente preferimos la compañía que la soledad, así que, seguramente la compañía del perro nos ayuda inconscientemente a sentir menos pesado el trabajo.

Por otra parte, habría que documentar la importancia que han tenido posibles saberes ancestrales de la gente de los pueblos, acerca de las mejores capacidades que tienen los perros sobre los seres humanos como el olfato y el oído, de los cuales todos sabemos que los caninos los tienen mejor desarrollados, y posiblemente ello nos haga también sentirnos más seguros durante el día si estamos acompañados por un cuadrúpedo.

Quizá en esas capacidades y la necesidad de no sentirse solo han construido a lo largo de los años una relación social del perro con el campesino. Es muy interesante especular de como se fueron construyendo estos vínculos, seguramente más interesante sería documentarlo. ¡Ya nos daremos a esa tarea!

perros

Esta foto la tomamos hace 5 años en los campos de San Miguel 30.

Comparsa “Tierra de Zapata” en el encuentro de comparsas 2017


Este domingo 22 de enero, se realizó en Jiutepec, previo a los carnavales, el séptimo encuentro de comparsas de dicho municipio, en donde por tercer año participa la comparsa de San Miguel 30, “Tierra de Zapata” con 20 trajes de chinelo artesanales en representación del municipio de Tlaltizapán.

Aquí compartimos algunas fotos que pudimos obtener gracias a algunas vecinas de la comunidad de San Miguel 30, Karla y Norma que asistieron al encuentro y tomaron fotos a nuestros chinelos.

 

Reportan corte de agua por mantenimiento en Chiuahuita


Recientemente, comités de agua potable de las comunidades dependientes del manantial “Chihuahuita”, han reportado corte de agua por mantenimiento. Es importante acercarse a los integrantes del comité de agua de cada comunidad para tener información de cuáles son las necesidades que se tienen para tener un mejor servicio, recordemos que los comités comunitarios dependen de todo el pueblo, por lo que en necesario estar al pendiente y apoyar en lo que se requiera.

Por el momento, anuncian que para los días miércoles 23 y jueves 24 de noviembre, no habrá servicio de agua potable.

Por la autonomía de nuestros pueblos.

¡Tierra y Libertad!

chiuahuita

Sobre las bases de la vida comunitaria


DSC02106Los pueblos de Morelos, desde hace cientos de años tenemos prácticas características de organización comunitaria, formas de vida tradicionales que han trascendido al paso de los años y a los continuos abusos, opresiones y saqueos de los que hemos sido objeto.

Sin embargo, han sido precisamente dichas características de la vida comunitaria las que nos han permitido mantener la cohesión como lo que somos, pueblos originarios con características que nos definen y nos caracterizan en nuestra diferencia, con aspectos específicos unos con otros, ya que no siempre provenimos de una misma raíz, y es justamente esa gran diversidad étnica lo que enriquece nuestras culturas.

En su libro, Magonismo y vida comunal, Benjamín Maldonado al analizar la propuesta libertaria de Ricardo Flores Magón, encuentra en ella “la comunalidad” como la columna vertebral del ser indio, la cual está compuesta de 4 elementos principales:

  1. El territorio comunal: Se refiere al uso y defensa del espacio colectivo, es decir, aquello que nos pertenece a todos, como los montes, campos, ríos, cerros, lagos y demás elementos del territorio de disfrute común que defendemos de la misma forma contra invasiones o destrucción.

  2. El trabajo comunal: El apoyo mutuo en comunidad más allá del ámbito familiar. Es decir, aquellos trabajos colectivos y voluntarios en beneficio de toda la comunidad, como las fatigas. Estos, tal cual son voluntarios, es decir, un trabajo sin remuneración particular, pero de suma importancia para la vida en comunidad.

  3. El poder comunal: Implica la participación en las asambleas y el desempeño de cargos cívicos que formen parte del sistema de gobierno autónomo comunitario.

  4. El disfrute comunal: La participación y el patrocinio de las fiestas de la comunidad.

“En la participación de hombres y mujeres en estos cuatro aspectos se manifiesta la pertenencia responsable a una colectividad y esa colectividad reconoce a los que se destacan en su servicio, generándoles prestigio. Para los indios no basta ser de la comunidad, es preciso ser comunidad y expresarlo”1.

Estas especificidades de nuestros pueblos es lo que ha generado una identidad y sentimiento de pertenencia que la mayoría de quienes vivimos en un pueblo originario conservamos. No hay elemento que no contribuya a tal configuración de la vida comunitaria, nuestra falta de participación en cualquiera de ellos, debilita el vínculo y los nudos de la comunalidad.

Por ello, hasta la fiesta resulta importante en la forma de vida comunitaria. No todo puede ser trabajo y obligación, si no hay disfrute de ese trabajo colectivo tampoco hay motivación.

¿Te identificas con algo de esta idea? ¿Se te ocurre algún otro elemento d ella vida comunitaria?

1 Maldonado, Benjamín. Magonismo y vida comunal, Oaxaca: DES – UESA CSEIIO, 2012, pp.26-27.